CUANDO LOS AÑOS PASAN…

El día de ayer, despues de una jornada común y corriente en la que se puede agregar horas invertidas en un trabajo sabatino me di cuenta de una cosa… de que el humano sin recuerdos no puede vivir.

Me atrevo a hacer esta afirmación, porque alguna vez adoré mucho el deporte del Basquetbol. Fue tanto ese afecto que junto con unos grandes amigos, entrenamos horas y horas en una cancha pública para así poder llenar ese espacio de diversión que probablemente se encontraba vacía por nuestras limitadas situaciones económicas.

El caso es que al querer intentar con mis sobrinos ayer, las jugadas que en mi infancia (cuando tenia 15) podia realizar sin dificultad alguna. Tanto mi punteria como mi resistencia nunca fueron las misma; y eso sumandole las grandes cantidades de aire que mi cuerpo me solicitó por hacer un esfuerzo aproximado de 45 minutos. A lo que llegué a la conclusión de que soy afortunado por aprovechar mi vida por hacer todo lo que quise, y tener recuerdos de que alguna vez estuve en un gran equipo llamado “la pesadilla”, y haber ganado junto con mis compañeros el torneo de 1996 en categoría libre (o sea, jugamos contra tipos de 22 años para arriba).

Y hago el recuento de este anécdota porque, cuando los años pasan probablemente lo que nos queda de tanto la infancia y la juventud son los recuerdos. Y esos recuerdos pueden ser favorables cuando tuvimos la oportunidad de disfrutar con toda plenitud esos momentos.

Dicen que “hay mas tiempo que vida”, y esa frase al contaner infinita razón. Muchas veces no reparamos completamente el sentido de la misma. A veces dejamos que las cosas a nuestro alrededor, o las obligaciones con nosotros mismos o con alguien las dejamos pasar, volviendose esto algo de poca importancia. Pero, ¿que pasa cuando nos arrepentimos de no hacer algo y se nos pasa el tiempo?

Siempre la gente siente frustración cuando no hizo algo, o probablemente la vida le puso enfrente oportunidades las cuales no supo aprovechar. Por lo que simplemente escribo esto solo como recordatorio que las personas cometemos errores, pero aún así tenemos la oportunidad y la libertad de escoger nuestro camino, y darle así momentos especiales a nuestras vidas. Salir a la calle, divertirse, enfermarse mucho es algo que necesitamos para no arrepentirnos. Solo hay que charle ganas y eso posiblemente sea todo.

Esta entrada fue publicada en ¿Yo?, Me estimo mucho ¿y?, Social. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s