MI CRITICA SOBRE “KICK ASS 2”

Hace unos años el incipiente mundo de las adaptaciones comiqueras se sorprendió con la aparición de Kick-Ass ,  traslación del cómic homónimo escrito por Mark Millar y dibujado por John Romita Jr. ( quien ahora está en los primeros arcos argumentales del relanzamiento del Capitán América en Marvel Now ) donde se nos presentaba una extraña pero funcional y atrayente mezcla de cariño y sarcasmo/parodia hacia la figura del superhéroe. Dicho film fue dirigido por Matthew Vaughn ( sí, el productor de las primeras películas de Guy Ritchie, y sí: el marido de la ex top model Claudia Schiffer pero también el director de Layer Cake Cake, Stardust y la sensacional X-Men : First Class y el hombre que debería de haber dirigido X-Men 3, X-Men: días del futuro pasado y Star Wars VII….) consiguiendo un film notable con estupendas participaciones de Aaron-Taylor Johnson, Nicolas Cage ( en uno de sus mejores roles de los últimos años ) y la sorprendente Chloe Grace Moretz, el hallazgo del film con su Hit Girl. La película fue una traducción muy fiel al espíritu del cómic, excepto en su clímax final, mejorando incluso por momentos la obra escrita.

kick-ass-2-poster

 

No obstante, y a pesar de estos muchos pesares, Kick Ass 2 acierta y bastante en lo más dificil, dando verdadera continuidad a las verdaderas fuerzas motrices del invento y encontrando la manera de continuar el conflicto de cada una de sus criaturas. Wadlow retrata bien las pulsiones internas de Hit Girl, añade sátira por un tubo -la subtrama con las animadoras no tiene precio- y a la vez consigue ensalzar de nuevo el idealismo nerd que subyace tras la sucesión de palizas y defunciones. De alguna manera, la deslabazada sucesión de escenas de Kick Ass 2 consigue alejarse del mero trayecto heroico para transmitir una problemática adolescente más oscura y salvaje, plasmada además en toda su dignidad y aprensión. Ni Hit Girl NI Kick Ass tienen problema alguno con su alter-ego en mallas, sino que se debaten entre asumir esa misma, su propia identidad, frente a la que las generaciones previas tenían planeadas para ellos, pagando un precio demasiado alto… pero sin perder el optimismo.

Esta entrada fue publicada en Berrinches. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s