MI CRITICA SOBRE “EL CONJURO”

el conjuroEspeluznante, terrorífica, agobiante y opresora… los epítetos se quedan cortos cuando se trata de describir las sensaciones que se derivan de “El Conjuro” (“The Conjuring”), un filme cuyo efecto se potencia al descubrir que se trata de una historia real; de un caso verídico.

Ed (Patrick Wilson) y Lorraine Warren (Vera Farmiga) realmente existieron. Por allá de la década de los 70 eran los investigadores paranormales más famosos del mundo. A su puerta llegaban todo tipo de historias, desde las que no tenían ninguna conexión demoniaca hasta las que… sí.

El peor de sus encuentros se dio en 1971, cuando después de impartir una cátedra conocieron a Carolyn Perron (Lili Taylor), una madre de cinco niñas aterrorizadas por una presencia oscura que deambulaba por su nueva morada.

Sin saber lo que les esperaba, los Warren abrieron una puerta que se negaba a permanecer cerrada pero cuyos efectos ¿eran más de lo que podían enfrentar?

De la mano de un director empapado del género de terror como James Wan, quien ha estado involucrado en filmes como “La Noche del Demonio” (“Insidious”) o las primeras dos entregas de “Saw”, la experiencia ofrecida en “El Conjuro” no es gratuita.

Sí, hecha mano de ciertos recursos recurrentes dentro del género pero cada toma, movimiento de cámara y sonido está editado de tal forma que la atmósfera creada surte el efecto indicado: mantener el suspenso y aterrorizar.

Todo ello poco a poco nos da las pistas necesarias para comprender a los espíritus demoniacos con los que los Warren lidian, lo cual queda patente desde la secuencia inicial, en donde a modo de introducción conocemos el caso Anabelle. Éste eventualmente jugará un papel importante en el desarrollo de la tensión.

Para ello, la acertada y tétrica fotografía de John R. Leonetti en colores sepia también es imprescindible, pues logra trasladarnos a los años cuando tienen lugar los hechos y conducirnos a través de los terribles propósitos del ente maligno: la infestación, opresión y… posesión. El horror siempre va in crescendo.

Y aunque la música no siempre es atinada para abonar a este propósito, lo que es sobresaliente en el filme son la actuaciones, desde Wilson, Famiga y Taylor pasando por Ron Livingston o las pequeñas Mackenzie Foy, Joey King y Kyla Deaver, todos le dan coherencia y veracidad a la trama.

La presencia de tantas niñas en el set pudo haber demeritado la credibilidad, pero eso nunca ocurre, lo cual es un acierto para Wan, ya que este género suele caracterizarse por las malas interpretaciones de sus involucrados.

Con una mayor cantidad de pros que contras “El Conjuro” reivindica el género de terror en nuestros días y más porque hasta el Vaticano ha reconocido los hechos en que se basa… Entonces, sólo queda preguntarnos: ¿estamos frente a “El Exorcista” (“The Exorcist”) de la nueva generación? Puede que sí.

Esta entrada fue publicada en Berrinches. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s