MI CRITICA SOBRE “HER”

 Siempre he admirado a aquellas personas que tienen la capacidad de transportarnos a otro mundo, de crear ilusiones alternas a lo que hoy encontramos; por eso es dicho (y de muy buena manera) que los video juegos son un arte en la entera expresión de la palabra, porque consiguen crear ficción y hacer que nos involucremos en él: hay detalles, figuras, ilusiones, submundos, etc., nada fácil. Y hay algo muy curioso en crear situaciones futuras; aunque en muchas ocasiones algunas parecieran estar exageradamente lejos de la realidad, hay veces en las que otras pueden ser el verdadero reflejo del presente proyectado hacia unos cuantos años. Y así como el mundo avanza, el cine, que es un espejo de la realidad, también avanza y crea, a partir de pequeños datos, excursiones fabulosas al subconsciente humano haciéndole reflexionar del accionar del hombre en la Tierra y lo que está logrando ahora. ¿Hay algo extraño en que se nos muestre las “consecuencias” al seguir una tendencia presente en el ser humano? No, para nada, al contrario, me resulta excitante y muy interesante siempre y cuando exista esa conexión justa y medida para engancharme en la propuesta… y mucho más cuando se habla de lo que el hombre está haciendo en un mundo cada vez más tecnológico, cuando ya hoy en día una PC se puede convertir en un asistente eficaz de cualquier persona. Eso, o más o menos eso, es lo que trata de contar Spike Jonze en un inicio en su nueva película “HER”.

En “Her” hay un hombre llamado Theodore (Joaquin Phoenix) un escritor solitario que consigue un nuevo sistema operativo basado en el modelo de Inteligencia Artificial y diseñado para satisfacer todas las necesidades del usuario. Para sorpresa de Theodore, se crea una relación romántica entre él y la voz femenina de este sistema operativo.

¿Qué es el romance en “Her”? ¿Es la búsqueda de la perfección? Quizás Jonze plantea que aunque encontremos a la “chica” o “chico” perfecto en la voz de un SO, nada resulta como un humano… quizás sea demasiado perfecto y el hombre y la mujer están lleno de errores. Somos humanos. Jonze nos mantiene que somos una raza única y que nuestra perfección radica en la imperfección que profesamos; lo único que falta es atreverse a intentarlo una vez más. Por eso “Her” indaga en ese miedo a relacionarnos una vez más cuando hemos fallado; por eso Theodore prefiere sentarse a charlar con Samantha en vez de intentar una relación con aquella chica en el restaurant. Por eso “Her” es escalofriante a la par que psicológica porque analiza al hombre en medio de sus conflictos sentimentales y utiliza la capa de los avances tecnológicos en la inteligencia artificial para brindar una cinta única en nuestros tiempos que nos hará temblar y meditar bastante.

En cuatro palabras: “No se la pierdan”. Un experimento encantador que seguro les hará reflexionar.

Esta entrada fue publicada en Berrinches. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s